Otros sanfermines

Uno de enero,
dos de febrero,
tres de marzo,
cuatro de abril.

Cinco de mayo,
seis de junio,
siete de julio,
san Fermín.

A Pamplona hemos de ir,
con una media con una media.
A Pamplona hemos de ir,
con una media y un calcetín.


Hola,

Estas son las cosas que rondan por mi cabeza llegado san Fermín. No porque sea muy de sanfermines, solo he estado allí una vez, ahora ya hace seis años. Tampoco nunca se me ocurriría correr delante de un toro, hace seis años me limité a mirar entre las vallas a ver pasar unas sombras parduzcas a toda velocidad. Ni mucho menos para conducirlos a una plaza de toros, que al fin y al cabo es de lo que trata un encierro.
Para mi los sanfermines es el pistoletazo de salida del verano. Era cuando empezaban las vacaciones del cole, cuando empezábamos a madrugar para no hacer caravana para llegar a la playa. La partida hacía la playa se producía justo después del fin del encierro. Eran largos días de playa y comida en merendero en mesas, sillas, platos, vasos y cubiertos de plástico, con tortilla de patatas y pollo a l'ast, rodeados de pinos y hormigas. Era tiempo de jugar con mi primo Alex y mi hermana, a cualquier cosa con una pelota. El tiempo de nuestro Renault 6 verde, la Mirinda, la nevera portátil llena de cubitos de hielo,... eran otros momentos y buenos recuerdos.


No hay comentarios: