Un rayo de Sol

Hola,

Ayer detectamos dos llamaradas en el Sol. Sí el Sol lanza llamaradas constantemente, pero por la visto estas dos fueron especialmente grandes. Perdonad si me equivoco pero, he entendido que 2.2 y 9.3 veces de lo habitual.
El Sol nos da calor, y nos tumbamos para que sus rayos no pongan morenos y nos suba el nivel de endorfinas, de serotonina y todo aquello que nos pone felices, pero el Sol es muy peligroso. Podemos vivir en el planeta, entre otras muchas razones, gracias a que nuestra rotación produce un campo electromagnético a nuestro alrededor que detiene buena parte del peligro solar. Las auroras boreales es la bonita visualización del impacto de los malvados rayos solares contra nuestra protectora capa electromagnética. Como todo, esta protección tiene un límite. Mientras el Sol siga emitiendo a la misma intensidad de siempre no hay problema, pero si empieza a lanzar llamaradas mayores la protección se puede romper. Si esto sucede no es que vaya a entrar una lengua de fuego abrasador, pero si un pulso electromagnético que puede estropear todo aquello que esté enchufado a la corriente eléctrica: Tostadoras, televisores, ordenadores, centrales nucleares, misiles, las máquinas de los hospitales,... Os hacéis una idea del problema, ¿no? Las grandes llamaradas no es nada nuevo, pero hace unos años, o siglos, el problema eléctrico era cero, o casi, en cambio ahora sería algo muy grabe.
No es que podamos hacer nada por evitar las erupciones, nunca nadie se ha acercado demasiado al Sol como para hacer algo, pero si podemos tomar precauciones aquí, en la medida de lo posible. No podemos ocuparnos de la seguridad en una central nuclear, ni de si aguantarán los servidores de Google, Facebook,... pero, ¿cuántos sistemas que te protejan  de una subida de la tensión, o cuantos sistemas auxiliares de energía tienes si nos quedamos sin electricidad?
Os dejo con el gif que la NASA ha creado con las erupciones de ayer, imágenes tomadas con filtro de luz.



Autor: NASA/GSFC/SDO

No hay comentarios: