Posverdad

Hola,

Cada cierto tiempo sacamos un nuevo termino, a veces solo por moda, pero muchas otras veces definen un nuevo hecho que hasta ahora no nos había pasado. El nuevo término es posverdad. Aunque el gran Iñaki Gabilondo lo explica mejor que yo,  no es mas que la mentira de toda la vida agrandada por las redes sociales.
La grandeza de internet es que tenemos a nuestro alcance todo el saber, al que años y siglos atrás nos hubiera sido imposible acceder. Desde textos raros que solo se conservan en biblioteca que nos quedan en la otra punta del mundo, hasta series de televisión que no veríamos jamás en nuestros países. Desde poder contemplar cada día las pirámides de Egipto si nos place, hasta ver las mayores atrocidades que algunos medios intentan escondernos, gracias a testigos in situ.
Pero también sirve para dirigir nuestra opinión hacia donde quiere el que mas domina el medio. Así un hecho como el de policías golpeando a civiles, ocultado en los medios convencionales y retransmitido en directo por personas allí presentes móvil en mano, al cabo de unos días la mayoría de gente considera que era mentira. ¿Cómo algo que has visto en directo es mentira? Si tienes los medios necesarios, puedes empezar a llenar las redes sociales, las mismas que en su momento contaron los hechos, de opiniones en contra. Luego lo inundas de supuestos expertos que analizan la falsedad de las imágenes. Montas imágenes falsas, las difundes como verdaderas y luego destapas la mentira. Lo conocido como un ataque de falsa bandera. Y si el que quiere mentir es poderoso, además añadirá medios convencionales y estamentos oficiales, para rebajar la verdad. Tú estarás en tu casa con tu moratón en las costillas, y el país dirá que mientes.
¿Dónde está nuestro problema? Que pensamos que un acto terrible ante el que no hemos podido hacer nada, nos sentimos mal. Por ejemplo el hambre en África. Si alguien nos convence que o no existe o no es para tanto, nuestra culpabilidad se relaja. Ahora mismo la mayoría de gente cree lo que las redes sociales e internet en general nos dicen, como antes lo hacíamos en la enciclopedia, los periódicos o el telediario, y la mayoría de veces estará bien, pero no profundizamos, paramos cuando la información nos hace sentir bien. Ahora el peligro está en que la grandeza de internet es su gran punto débil, que cualquiera puede decir lo que quiera en él. Si bebemos de fuentes equivocadas, si no buscamos la verdad a fondo, nos quedaremos con las posverdades y alguien acabará sufriendo. Y sí, la culpa es del mentiroso, pero también del que se creyó la posverdad porque apaciguaba su conciencia.
Cuidado en lo que crees.

No hay comentarios: