Seiem i parlem?

2/20/2018

Hola,

Sigo sin entender porque nos odian con tanta fuerza, a los catalanes digo, porque lo analizo repetidamente y no se ver nada mas que réditos políticos de unos pocos, y si es así, entonces no entiendo a los millones de engañados, o idiotas,  que dan  pábulo a esos pocos. Ahora es la lengua vehicular en las escuelas catalanas, ayer fue otras razones y mañana habrán de nuevas. Como es el punto actual y es un tema tremendamente idiota, me centraré en él, pero la misma aplicación tiene sea cual sea el tema que inventen para odiarnos.
Aprovechando la falta de gobierno en Cataluña, el Gobierno actual, que aún nos tiene intervenidos, quiere llevar a cabo una de sus mayores aspiraciones en Cataluña, que por ley (catalana) nunca ha podido llevar a cabo. Actualmente en las escuelas de Cataluña la lengua vehicular (la que se utiliza para dar clase, para redactar los informes,...) es el catalán y el Gobierno actual quiere que sea el castellano. A este proceso de utilizar el catalán en las escuelas le hemos llamado inmersión lingüística, y el objetivo, que hasta el día de hoy es exitoso, es que los alumnos al terminar su periodo escolar, hablen, escriban, lean y entiendan tan bien el castellano como el catalán. El sistema se inició después de la dictadura, que prohibía expresamente el catalán. Debido a ello el catalán era una lengua que se perdía, y muchos de los alumnos eran o inmigrantes, la mayoría llegados del resto del país, o catalanes castellanoparlantes, y por tanto en la mayoría de los casos su lengua materna era el castellano. Poca gente en Cataluña tiene mas de una generación de parientes nacidos en Cataluña.
El actual Gobierno lo que desea es que por ley, aquellos que lo deseen puedan estudiar teniendo como lengua vehicular el castellano, lo cual es muy empobrecedor y anti-educativo. Empobrecedor porque lo que obliga es que en una clase de por ejemplo 30 alumnos, si solo uno así lo quiere, los otros 29, durante el resto de años que este compañero estudie con ellos, lo han de hacer en castellano, mientras el resto del colegio lo hará en catalán. Anti-educativo porque ese alumno, que está allí para aprender, desea hacerlo teniendo menos conocimientos, lo cual va claramente en contra de la filosofía de la educación, que es aprender mas, no menos. En todo esto no olvidemos el sentido común de los profesores, ninguno es tan idiota como para no ayudar a integrar a un alumno recién llegado que aún no domina el catalán. Muchas veces ese esfuerzo ya lo realizarán igualmente, ya que cada vez es mayor el número de alumnos cuyas raíces familiares están a miles de kilómetros de la Península Ibérica.
Como este tema se repite en el tiempo, en veces anteriores se calculó que son unas 40 familias quienes solicitan estos cambios. También sabemos que el número de alumnos en Cataluña está en poco mas de 1,5 millones. Si me invento que cada familia la componen unos dos hijos, me salen 750 mil familias las que tienen a sus hijos escolarizados. Así que aunque en lugar de 40 familias sean 10 mil, sigue siendo un número muy pequeño las que quieren este cambio. Este Gobierno que no para de repetir que la mayoría manda aquí quiere imponer el deseo de unos pocos. Quizá esto sea la excepción.
¿Cómo se sabe que la inmersión es un éxito? Por las notas de los alumnos en pruebas que se hacen en todo el estado, que demuestran que los catalanes están por encima de la media, incluyendo lengua castellana. Porque alumnos educados en Cataluña se trasladan a cualquier otra escuela del territorio y no tienen problemas, mas allá de sus capacidades naturales. Y por casos de hijos de inmigrantes llegados de miles de kilómetros de distancia, con culturas familiares opuesta a la nuestra, y que hablan, escriben, entienden y leen catalán y castellano al terminar el colegio.
¿Cómo  se sabe que no es una imposición? Como leí a un famoso ex-político, periodista y escritor - Enséñame a un niño en Cataluña que no hable castellano y te enseñaré cinco que no hablan catalán.
Pero todo esto es la anécdota idiota, bajo la que subyace la insana esperanza de socavar todo lo que suene a catalán, y vuelvo al principio. Si como afirman muchos Cataluña y España son la misma cosa, no tiene ningún sentido estos ataques entre hermanos, ya que cuanto mejor le vaya a Cataluña y mas conocimientos tengamos los catalanes mejor para el país. A no ser que quieran que todos los españoles nos igualemos pero por el lado mínimo. Si como afirman otros Cataluña y España son cosas diferentes, en España deberían de estar orgullosos que en otra parte se queramos estudiar su cultura. A no ser que quieran que nadie aprenda nada sobre ellos, no sea que se desvíen de la versión oficial. Ambas ideas se me antojan terribles e imposibles conociendo a la gente de España, así que solo me queda una conclusión. Unos pocos en busca de su cuota de poder, le dan la vuelta a las cosas para erigirse en los adalides deloquesea, y para ello mienten y arrastran a mucha gente descontenta por muchas otras cosas, para que descarguen su mala leche en su favor. Ahora ese poder lo da mentir sobre Cataluña y dar caña a los catalanes, pero luego serán otras cosas si la gente no empieza a reaccionar. Seiem i parlem?


Te podría gustar

0 comentaris

Tu siempre puedes hacerme sonreir!!!

Tu siempre puedes hacerme sonreir!!!