Algo impulsivo

3/10/2018

Hola,

Yo no conectaba con Coldplay. Si oía una canción de este grupo de londinense cambiaba de emisora o quedaba como ruido de fondo. No es la primera vez que esto me pasa, y he aprendido que en la mayoría de casos es simplemente que aún no estoy preparado para escucharlos. No confundir con el no me gusta. Se cuando algo no me gusta, y no me gustará, y cuando algo  he dejarlo reposar. Si el caso es como el de los Coldplay hay un día que una canción suya hace que algo dentro mio haga clic. Esto debió suceder por allá la mitad de la primera década el siglo XXI cuando escuchando el tema Yellow algo se estremeció dentro de mi. Como ya he contado en otras ocasiones, empecé a rebuscar atrás en el tiempo y dí con X&Y, Parachutes y A rush of blood to the head.
Los discos de Coldplay evolucionan con la banda, y este está en aquella época que algunos rememoran como, una vez Coldplay sonaban oscuros. Quizá no tanto como su primer disco Parachutes, pero en este segundo no esperéis ninguna alegría musical, esas vendrían mas tarde. Cuentan que el disco se hizo, se pelearon, se rehizo, o que Chris Martin escribió al piano, de noche, en un momento de inspiración el famoso sonido de Clocks.
El disco empieza con Politik, si a los 10 segundos no te ha cautivado, déjalo para otro día, porque ese repiqueteo progresivo es de lo mejor que vas a encontrarte en la música de principios del siglo XXI. "...open up your eyes...". La segunda canción es simplemente uno de los clásicos de la banda y de la historia de la música popular, In my place . "In my place, in my place, were lines that I couldn't change. I was lost, oh yeah...". Sin salirnos del tono melancólico de todo el disco, el tercer tema, God put a smile upon your face, quizá sea el tema mas luminoso del disco. "Where do we go nobody knows? Don't ever say you're on your way down when God gave you style and gave you grace and put a smile upon your face". Y sin saber como, entre tanta melancolía, estas repiqueteando con los dedos en la mesa al ritmo de las canciones. Otro genial inicio con Chris marcando el ritmo al piano y al llegar a "Nobody said it was easy, it's such a shame for us to part. Nobody said it was easy, no one ever said it would be this hard. Oh take me back to the start" The scientist se ha convertido en ua de las canciones de tu vida. Clocks sonó hasta la saciedad y lo se porque la esquivé muchas veces, pero este inicio de canción es simplemente genial. "The lights go out and I can't be saved. Tides that I tried to swim against. Have brought me down upon my knees Oh I beg, I beg and plead, singing". Hasta ahora no han dejado de sonar cinco de las canciones mas conocidas de la banda y un par o tres de ellas, de las que dejan huellas en todo el mundo. Eso hace que Daylight quede reservada para los grandes fans de la banda. "...and the sun will shine, on this heart of mine, and I realized who cannot live without, and come apart without daylight". Green eyes es de mis favoritas de la banda. Acústica, con solo una gitarra para cantarle a esa chica de ojos verdes "Honey you are the sea, upon which I float. And I came here to talk, I think you should know....". Warning sign esta bien para acompañar aquellas historias donde el chico pierde a la chica y no sabe como "When the truth is, I miss you. Yeah the truth is that, I miss you so..." A whisper es la última de las que aparecerá en el disco de las de solo para muy fans. "I hear the sound of the ticking of clocks remember your face. Who remembers you when you are gone?" Esta da paso al tema que da nombre al disco A rush of blood to the head, otro de los clásicos de la banda. "He said, I'm gonna buy a gun and start a war, if you can tell me something worth fighting for. Oh and I'm gonna buy this place, is what I said Blame it upon a rush of blood to the head". Ya estás tan metido en el ambiente del disco que no quieres que pare, pero llega Amsterdam, que es el final del disco. Una canción de aquellas que progresivamente irá ganando ritmo para acabar en un éxtasis moderado. "But time is on your side, it's on your side now. Not pushing you down and all around, it's no cause for concern."
No recuerdo que hacía hace 16 años, en el 2002, pero no era escuchar a Coldplay.  Eso no quita que ahora piense que ese año salió uno de los discos favoritos de mi vida. Aunque solo sea por The scientits, que es una de aquellas canciones que hace que algo se conmueva dentro de mi. Tampoco será casualidad que otras de esas canciones sean Yellow o Fix you y también son canciones de este cuarteto. No esperes ritmos frenéticos, pero si una de las mejores experiencias de tu vida, si estás preparado para oírla.



Coldplay - A rush of blood to the head - 2002

Te podría gustar

0 comentaris

Tu siempre puedes hacerme sonreir!!!

Tu siempre puedes hacerme sonreir!!!