Aprenderemos por las malas

5/21/2018

Hola,

El otro día estaba leyendo este artículo de "Cómo educar y preparar para un futuro en el que los robots hagan la mayor parte del trabajo", así que ahora no me voy a repetir en algo que ya podéis leer allí, pero si voy a dar mi punto de vista.
Si hacemos caso a los que saben la llegada de robots que sustituyan trabajadores será en un boom tan rápido que no nos dará tiempo para adaptarnos. Ahora ya tenemos robots trabajando en las empresas como brazos robóticos, maquinas que hacen tal o cual pieza,... pero llegará un momento que puedan hacer mas. Al principio seguirán siendo una excentricidad, pero cuando se produzca un cambio en el sistema energético, que llegará, y nos alejemos de los combustibles fósiles y sea mas fácil y barato crear electricidad, las máquinas saldrán mas económicas que los humanos. Ya no solo porque puedan trabajar mas horas, sino porque la factura de la luz de un robot trabajando 24 horas será mas barata que la nómina de un trabajador.
Como digo además habrá que tener en cuenta los gastos comparativos que tendrá el tener humanos o robots trabajando. Con un robot necesitará gastarte el dinero en programadores, mecánicos y electricidad, pero con un humano también gastas dinero en formarle, tiene sus bajas médicas cuando enferma y si trabajas en una oficina sabes que la luz está abierta a todas horas, mas la nevera y el microondas del comedor,... y la solución no está en pagar menos y explotar mas a los humanos para hacerlos mas rentables, eso es esclavitud.
A principios del siglo XX si se querían varias copias de un documento había que escribirlo varias veces. Luego llegó la máquina de escribir y está tarea se volvió mas rápida. El papel de calco hizo que el duplicar los documentos fuera aún mas fácil. Luego llegaron las fotocopiadoras y hoy en día el mismo documento o se imprime o se envía por correo. ¿Le vas a decir a una empresa de Chile, hoy en día, que si quiere redactar ese contrato con aquella empresa de Finlandia, ha de redactar varias copias a mano y enviarlo por correo certificado que llegará en unos quince días?¿Qué hubiera pasado si estos cambios se hubieran producido no en casi cien años, sino en cuatro o cinco? Los cambios son inevitables, pero la tecnología los acelera.
Los sabios no se pone de acuerdo de cuando llegará este cambio, pero sí en que llegará. En lo que si están casi todos es que a los que ahora estamos vivos no veremos una verdadera inteligencia artificial. Si habrá aproximaciones muy impresionantes, pero de verdad no estarán pensando. Una calculadora es capaz de sumar, restar, dividir y multiplicar como lo hacemos nosotros, pero eso no implica que piense. Esta diseñada algorítmicamente para dar una respuesta matemática a ciertas premisas que le llegan a través del teclado. No podremos competir a nivel productivo, pero por el momento lo que nos diferenciará de las máquinas son la creatividad y las humanidades.
Sí, un robot después de analizar millones de posibilidades y con los datos introducidos de todos los pintores de la historia, y una vez haya analizado todas las técnicas, seguramente podrá pintar un cuadro que nos deje sin aliento, pero eso no tiene nada que ver con lo que hace un pintor cuando está delante de un lienzo en blanco. Y por supuesto, cuando un robot cuando note que tu ritmo cardíaco aumente, que tus ojos segregan lágrimas y que tu rostro muestra tristeza podrá acercarse y abrazarte, pero nada tiene que ver con aquel lametón que te dio tu perro cuando quería jugar contigo.
Así que tenemos claro que aún no, pero que es cambio se producirá y que con casi toda seguridad vendrá como consecuencia a otros cambios, seguramente energéticos. Tenemos claro que las premisas que sirven para la vida actual cambiarán y que el no adaptarse provocará muchos problemas. Aunque también tenemos claro que los sistemas educacionales actuales, salvo muy contadas excepciones, ni se han planteado cambiar sus férreos esquemas del siglo XIX. Nada cambia ni nada parece que cambiará ya que los que mandan, los que al final deciden, no les interesa el tema. Saben que todo esto les pillará criando malvas o en el peor de los casos no tendrán que adaptarse, son ricos. Como dice Homer Simpson lo único que no se podrán comprar nunca es un dinosaurio, pero sí todo lo demás. A los que si debería de preocuparnos es a los demás y buscar la mejor manera en que los que vendrán detrás tengan una buena vida cuando todas estas teorías sean una realidad.
Aunque como siempre aprenderemos por las malas, a casi nadie le gustó nunca estudiar semanas antes del examen.




Te podría gustar

0 comentaris

Tu siempre puedes hacerme sonreir!!!

Tu siempre puedes hacerme sonreir!!!