Mucho que contar

5/12/2018

Hola,

No hay que olvidar que una canción nos cuenta una historia y como sucede con todos los contadores de historias, los hay que van al grano y otros les gusta entretenerse en detalles. Algunos son verdaderos poetas los cuales le ponen música a sus versos, mientras otros van directos al estribillo y poco mas.
Entre los que siempre les ha gustado contar historias ha sido a Robert Zimmerman, al que todo el mundo conoce con el nombre artístico de Bob Dylan. De hecho se le concedió el Novel de literatura por sus composiciones. Una de sus canciones mas conocidas es este canto a un bala perdida. Like a rolling stone es un tema de 1965. La versión es de un concierto acompañado con The band, su banda de toda la vida que luego se independizó, y donde Dylan da clases de como ser una rockandrollstar. Otro contador de historias es David Bowie, otro nombre inventado bajo el que se escondía David Jones. Nunca nadie ha explicado un divorcio tan bien como él con su Life on Mars  de 1971. Esta versión es de años mas tarde con simplemente un piano y su voz. Si una canción es el paradigma de una historia bien contada es American pie. Una historia que nos lleva a la América mas profunda de mitad del siglo XX y que Don McLean la escribió en 1971. McLean dice sentirse atrapado por ella desde entonces, pero ya suele pasar cuando escribes una de las canciones mas perfectas de la historia de la música popular. Esta versión es el solo con su guitarra en la BBC en 1972. Bruce Springsteen mola y en los 70 molaba mucho mas, pero a parte de ello siempre nos cuenta grandes historias, como este Thunder road de 1975. Esta versión es de aquel momento junto a la E street band.
Mark Knopfler siempre ha estado fascinado por la lengua quizá por ello es profesor de literatura y escribía críticas antes de ponerse delante de los Dire straits. Su carta de presentación fue en 1978 donde nos explicaba porque eran los Sultans of swing. La versión es de su gira alchemy, así que debe de ser de por allá 1983. No olvidemos que Knopfler también es uno de los mejores guitarristas de la historia de la música popular, y esta quizá es la mejor versión que grabaron nunca de este tema, con algunos de sus mas geniales y reconocidos solos. R.E.M. siempre nos han contado historias profundas incluso sobre el final del mundo. Así que en 1987 se sacaron este It's the end of the world as we know it (And I feel fine...) el cual si no tienes mucha práctica es complicadísimo de seguir. Billy Joel siempre nos ha contado grandes historias, y la genialidad de este We didn't start the fire de 1989 reside que solo con conceptos hace un exhaustivo repaso a la historia norteamericana de la última mitad del siglo XX. Lo raro en esta versión de 1990 en el Yankee stadium es no ver a Joel detrás de un piano. Los escoceses Manic street preachers también se caracterizan por explicarnos mil historias y entre las mas famosas esta este Design for life de 1996. Si no recuerdo mal esta versión es la que hicieron en el Cardiff millenium stadium justo durante el cambio de siglo. El alma del punk es todo lo contrario a alargarse explicando historias, pero cuando en 2004 los Green day decidieron crear esa opera punk llamada American idiot decidieron saltarse todas las normas. Jesus of suburbia, como podemos ver en esta versión de 2005, es uno de los claros exponentes de ello, mucho por contar sin perder el espíritu punk.
A veces las grandes historias necesitan su tiempo para ser contadas. No todo va a ser doo doo run run y directos al estribillo, a veces es bueno pararse a escuchar, si es que puedes dejar de bailar.

Te podría gustar

0 comentaris

Tu siempre puedes hacerme sonreir!!!

Tu siempre puedes hacerme sonreir!!!