Quien tenga oídos

6/08/2018

Hola,

El Doctor dice en uno de sus capítulos: "El universo es grande. Es vasto, complicado y ridículo. Y a veces, muy raramente, las cosas imposibles simplemente suceden y las llamamos milagros." No voy a hablar de milagros, pero si de casualidades poco menos que imposibles.
Hay una canción, una balada rock de uno de los mejores grupos de todos los tiempos. Esta canción suena en mi vida por dos razones, cuando le doy al play en algún reproductor o cuando suena de manera aleatoria en cualquier medio. La primera no tiene nada de misterio, en cambio, la segunda debido en los momento en los que suena es la sorprendente. La cosa empezó por allá el año 1991, año de publicación de la misma. Sucedieron una sucesiones de hechos que mi subconsciente los lleva siempre asociados a esta canción. Nada raro, ya que la canción lo estuvo petando por aquel entonces vía radio y televisión. No había lista de éxitos que se resistiera a ella. La canción es un clásico, así que no es de extrañar que siga sonando de tanto en tanto, pero no es muy habitual oírla desde finales del siglo XX. Durante el paso de los años me han ido sucediendo hechos similares a aquel de 1991 y sin que yo le diera al play a ningún reproductor esta canción ha surgido siempre para acompañarme. A veces en un revival de la televisión, una sugerencia de internet, un dj colocando el viejo éxito en la radio, y siempre que esos hechos particulares suceden.
La ciencia dirá que es fruto de la casualidad. Quizá hay un cálculo aritmético complejo que encuentra la correlación entre la repetición de los eventos y que esa canción suene en mi vida. Los psicólogos dirán que es mi subconsciente que la busca, y la encuentra, cada vez que veo que se repiten los hechos, pero que la canción seguro que suena mucho mas a menudo de lo que soy consciente.
Yo en este caso prefiero dejarlo en aquello de quien tenga oídos que oiga.



Te podría gustar

0 comentaris

Tu siempre puedes hacerme sonreir!!!

Tu siempre puedes hacerme sonreir!!!