Fin del año 2016

Feliz fin de año,

Ya se que cada año me repito, que siempre digo que este no es para mi el fin de año, que para mi el año se acaba el 15 de Septiembre y el nuevo empieza al día siguiente que es mi cumpleaños. Y como cada año, aquí acabo haciendo un resumen de este año natural.
Este año ha sido incierto. El año lo empezaba a la espera de quedarme sin trabajo. En las primeras semanas del año un juez debía de decidir si salíamos del concurso de acreedores o cerrábamos, y nada hacía pensar que la decisión fuera salir del concurso. La decisión se aplazó, se alargó,... pero solo hacía falta ver los números con detenimiento para ver que no podíamos devolver los muchos millones que debemos. Entonces aprendí que quien tiene la última palabra en estas cosas son los acreedores, en nuestro caso a los que les debemos mas cantidad son los bancos, y entre la opción de no cobrar ahora o no cobrar en el futuro, prefieren esta segunda, supongo que alguna triquiñuela económica en sus balances lo justifican. Así que pasado el verano se llegó al acuerdo de pagar solo la mitad de la deuda , y empezar a hacerlo en el 2018. Por si alguien se lo pregunta, los ingresos solo han hecho que empeorar respecto a años anteriores, con lo que saldar ninguna deuda es una utopía, y cada día es una duda sobre si ese mes acabaré cobrando.
Ante esta intranquilidad me he puesto a  buscar trabajo, y no ha salido nada. Quizá soy muy caro, quizá estoy desactualizado con las tecnologías actuales o quizá ya soy demasiado viejo para el mercado. Sea como sea he pasado todo el año con el run run del que pasará. Lo que si ha pasado es que ante tanta intranquilidad, gente como BeaNuri han decidido irse, y con razón. Otros han cogido bajas que tienen extrañas largas duradas, y con razón. Ya que mientras te insisten que aquí no pasa nada, que estamos mejor que nunca y te exigen trabajar a un nivel alto, intentan vendernos a empresas extranjeras en el despacho de al lado y lo de pagarnos pues ya cuando a ellos les vaya bien, tal vez, quizá, según las ventas. Resumiendo, intranquilidad económica y a gente a la que ya no ves tanto como quieres.
El año familiar lo empezamos de hospitales con una de los ya habituales ingresos de mi padre, los fríos de los fines de año no le sientan bien. El chucho apestoso se ha puesto malo. El pobre Stitch ya tiene una edad, si retrocedéis mucho en este blog, podéis ir hasta el 1 de octubre de 2006 para verle en sus primeras semanas, y de eso hace mucho tiempo, sobretodo si eres un chucho. Este año ha sido el primer día de cole de mi sobrina Míriam, ay cuantos disgustos dará, cuantas clases se saltará, cuantas notas falsificará, si con apenas dos años ya manipula, o lo intenta, a la gente de manera tan eficaz. En el punto totalmente opuesto está su hermana Leyre, con un ansia constante de estar en movimiento tanto físico como intelectual, y con dones naturales de mando. Son el día y la noche, pero son mi día y mi noche favoritas. La familia, después de perdidas y malas rachas, sobretodo laborales, ha tenido un par de alegrías en forma de gemelos, hijos de uno de mis primos pequeños, que justo están entrando en su segundo mes de vida. A mi abuela le empiezan a faltar dedos para contar tataranietos. Quizá, estas dos nuevas personas, sean el indicativo de que el futuro se renueva y nos traerá cosas mejores.
Este año ha sido el mejor ejemplo del refrán catalán que dice "qui dia passa any empeny" (quien día pasa año empuja), que viene siendo un vamos a ir dejando pasar los días a ver donde nos lleva todo. Vamos a por el 17.

Autor: unsplash.com


No hay comentarios: