Repasando el 2015

Hola,

Terminaba el 2014 diciendo que había sido un año malo, pero sin saber que a ratos, el 2015 lo haría parecer un buen año, así que no quiero pensar que será del 2016.
¿Todo, todo, ha sido malo? No por supuesto, y seguro que si sumo hechos buenos y malos, ganan los buenos, pero los malos, aunque pocos, son de mucho peso.
Es este año en el blog he hablado de que el mundo se ha vuelto loco, así en general. A unos miles de kilómetros de aquí, pero aquí al lado al fin de cuentas, han sucedido en doce meses dos de los atentados de mas repercusión de los últimos tiempos, la matanza en París, a principios de año, de los trabajadores de la revista Charlie Hebdo, y una segunda matanza indiscriminada, en las mismas calles de París, hace solo unos meses.
Aquí en Cataluña nos hemos pasado los meses votando, creo que hemos votado por encima de nuestras posibilidades. La conclusión, al menos la que yo he sacado, es que la gente en el conjunto de España cada vez está cansada de la política imperante las últimas décadas, esa que solo favorece a unos pocos, que nos roba y encima pagamos. Aunque sigue habiendo un núcleo numeroso, y parece inamovible e intransigente, convencido que esto no hay que cambiarlo por si se rompe. Son los del si funciona (aunque sea mal) no lo toques. Después de votar, porque tocaba, no hay Gobierno ya que los votos se han repartido tanto que no se puede formar uno. Centrándonos solo en Cataluña, hemos llegado a la certeza que la mitad de catalanes estamos hasta las narices de la relación con España, y que queremos decidir que será de nosotros de ahora en adelante. Hay quien lo llama independencia, hay quien lo llama federalismo o cualquier otro juego de palabras, y como las urnas han demostrado somos muchos los que pensamos así, pero solo somos la mitad, así que tan ajustado está que tampoco se puede formar un Govern. Mientras del resto de España solo hemos recibido amenazas con el ejército y con la anulación de la autonomía, la callada por respuesta a nuestras demandas. Los intransigentes de los que hablaba antes, siguen anclados en conceptos franquistas de como es España, en lugar de abrir los ojos y mirarla tal cual es.
Por si se os ha escapado, también os he explicado que nos hemos cargado el clima o estamos a punto de ello. Cada vez el clima se adapta menos a lo que ha sido habitual hasta ahora, los cambios son mas bruscos y los desastres atmosféricos mas habituales. Da igual cuanta reuniones sobre el clima hagamos, ni cuanto dinero donemos, aún no he entendido para que, la solución es fácil: dejar de contaminar. Soy consciente de los problemas económicos que ello conlleva, pero dudo que cuando nos carguemos el planeta podamos comernos el dinero.
Llevo un año intentando que aceptéis que una nueva revolución está aquí, y pensad lo que queráis, no la vamos a parar. Como todas, una revolución asusta en principio, pero hemos sobrevivido a la revolución industrial, a la francesa, a la revolución del fuego, de los metales, al paso de ser nómadas a ser sedentarios, a la revolución informática.... ¿por qué no adaptarse a la vida con robots? Y al mismo tiempo que pensamos en el futuro, hemos dado un gran paso hacia el pasado encontrando el Homo naledis, quizá, solo quizá, ese eslabón que cambie nuestra concepción actual de la raza humana. Y luego uno mas hacía adelante celebrando la llegada de las primeras imágenes tomadas, de cerca, de Plutón.
Os he explicado mis salidas anuales a los salones del manga y del cómic, y a este último se apunto Bea, y no parecía incómoda rodeada de frikis. También me acompañó con Vicencs a ver a Antonio Díaz, el Mago pop. Este mago es simplemente genial, por la tele y en directo. Nuestra tercera excursión de este año fue al Hard rock rising, para ver a Lenny Kravitz, Vetusta morla y los Kings of leon.
Os he dejado fotos de mis visitas al Tibidabo, mejores vistas de Barcelona imposible, a Montserrat y a Carcassone. Sí, Carcassone es bonito, pero está a tomar por culo. En todos estos viajes en familia, allí estaban los dos pequeños soles de mi vida. Dios, como crecen mis sobrinas. Leyre se ha descojuntado un par de veces el mismo tobillo, y parece que será solo el inicio de la lista de cosas que se romperá, y no por torpeza, sino por atrevimiento de ir cada vez mas allá y no tener miedo a casi nada. Míriam parece que será la empollona de las dos, si Leyre es lista, Míriam lo es por mil, y además payasa nata, amante de un buen drama como ninguna. También con Leyre he ido por primera vez al cine. Este año mis visitas al cine se han llenado de El viaje de Arlo, Los minions, Del revés... y para mi solo han quedado El despertar de la fuerza, Spectre y Blade runner. Os comenté la historia de ese vecino cabrón que nos estuvo durante semanas electrotucandonos a todos los vecinos de la escalera por una chapuza eléctrica en su piso. No os he hablado mucho de libros, porque leer he leído poco o nada, aunque ahora estoy empezando Hombres buenos, de mi autor de cabecera, y musicalmente os dejé la lista ayer para repasar. He empezado un nuevo blog, dedicado solo al cine, de alguna manera he de dejar constancia de todos esos datos inútiles que tengo en mi cabeza y aprender de nuevos.
Mi cuñado ahora lleva un kiosko, y mi hermana se ha unido al paro para compensar. Mi abuela, mi padre y Stitch, cada vez están mas viejos, como mi coche en el cual este año he tenido que gastarme un montón de dinero en repararlo por aquí y por allá, y que me dejó tirado en la ITV. Guido se ha casado con Fran, allá en Chile, y vimos la boda desde aquí, con desfase horario y por la tele. Mientras en el trabajo lo que se podía esperar de una empresa con una deuda millonaria y con ninguna idea de como remontar un negocio, en parte si supieran como llevar tanto potencial, no estaríamos al borde del cierre de una empresa con solera, pero si de verdad supieran llevar la situación no nos mentirían, ni nos hablarían como si nosotros no estuviéramos allí viendo lo que sucede.
Os he dejado constancia de mi nueva afición por la serie Doctor Who, y su filosofía y fantasía, así como por mi admiración por ese loco llamado Iker Jiménez, por lo que me fui con mi cuñado a ver la expo de Cuarto milenio y luego, a solas, a verle a él mismo y su mujer en una de las noches del misterio que dieron en Barcelona.
Pero ni el estar a punto de hacerle compañía a mi hermana en la cola del paro, ni la incertidumbre social, ni la revolución robótica, ni el tobillo maltrecho de Leyre, ni la velocidad por aprender de Míriam, ni el Doctor, ni Iker, ni la música, ni Star wars serán lo que me vengan a la cabeza en futuro cuando piense en este 2015....

No hay comentarios: