Jugando al ajedrez con el futuro

Hola,

Hace un mes del Esperar sin saber a que y aquí sigo esperando. Algo hemos avanzado, ya que se ha presentado la liquidación de la empresa para la que trabajo delante del juez que lleva la liquidación. Esto debería de significar que todo ya empieza a ir cuesta abajo, pero no es así, ya que hay que continuar esperando. Hay que esperar que se presenten formalmente las ofertas, si las hay. Esperar a que se elijan tres de ellas. Esperar si hay alguna prórroga. Esperar a posibles contraofertas de las tres elegidas. Esperar la decisión del juez y esperar que no hayan impugnaciones. Esperar.
Como ya decía hace un mes, todo es legal y conforme a la jurisprudencia, lo que no se si nadie se planteó lo que supone toda esa espera a los trabajadores que están a punto o de cambiar de empresa o de quedarse en el paro. No para todos se les hace la espera insufrible como a mi, hay muchos que están en aquello de "mientras vayamos cobrando", lo cual es importante, pero es no querer ver mas que a corto plazo. O quizá es que lo que ven a largo plazo no les gusta o les asusta.
¿Sabéis que es lo que mas odio de jugar al ajedrez? Lo mismo que hace tan buenos a los ordenadores para jugar. Cuando se realiza el primer movimiento de la primera pieza, el número de posibles movimientos que se pueden realizar son n. Cuando se realiza el siguiente esas posibilidades aumentan exponencialmente, y así movimiento tras movimiento. Entre ellas hay mejores y peores opciones, y un ordenador con toda su potencia de cálculo es capaz de analizar todas las posibilidades y elegir la mejor. Cuentan que algunos de los genios del ajedrez, como Bobby Fisher, eran capaces de ver todas esas posibilidades, pero un simple idiota como yo no. Así que acabo realizando el mejor movimiento que soy capaz de vislumbrar, y me jode mucho, una vez movida la pieza, descubrir otro movimiento mejor.
Así que al igual que en una partida de ajedrez, tras cada suceso, cada visita de nuevos compradores, cada nuevo paso legal, mi cabeza empieza a pensar en las n jugadas posibles de mi vida, y me jodería mucho escoger la equivocada. Además hasta que se produce el siguiente movimiento pasan días, quizá semanas, con lo que ya dudas si no vas a perder la partida por idiota, o si no era mejor haberla abandonado hace unos cuantos movimientos, o si ese alfil no la va a palmar. Así que mientras sucede el siguiente movimiento, seguiré dándole vueltas a todo, una vez mas.

En episodios anteriores:

Esperar sin saber a que
El plan B
Tirando la toalla
El partido está perdido
Concurso de acreedores ¿Y ahora que pasará?
Bailar bajo la lluvia
Con las mismas cosas en la cabeza que ayer
Demasiadas cosas en mi cabeza
Sin saber como ponerse
Paciente
Día extraño, absurdo, feo, surrealista
A la deriva
Hazte bolita
Despropósito
La larga espERE
¡Yowza!

No hay comentarios: