El final y el inicio

Hola,

Esta es la última jugada de la partida. La empresa para la que he trabajado durante los casi últimos 12 años (11 años 10 meses y 27 días para ser exactos) deja de existir. La empresa que forma parte de los recuerdos de mi infancia, y que han formado parte de mi vida laboral adulta, se acabó. El nombre seguirá existiendo, la fuerza de la marca es mucha, pero internamente ya seremos otra empresa.
A finales de Julio por fin el juez se decidió. No te haces una idea de cuantas veces un juez y las leyes pueden alargar los plazos. Una historia que debía de estar acabada en Febrero, tiene su final en Septiembre. Las deudas quedan canceladas a cambio de una cantidad de dinero y un proyecto viable para reflotar la empresa. Esto ha implicado que se hayan tocado algunos sueldos, si querían continuar, otros a punto de jubilarse han podido irse contentos por fin, y en un último ataque de estupidez solo movida por motivos personales, "han dejado irse" a los últimos "estorbos", sin recuperar primero lo que sabían. En este punto debería de estar contento, porque en principio todo el mundo estaba afectado por el ERE que llevaba la extinción de la empresa, y conmigo lo que han hecho es desafectarme. O sea, han dicho, nos queremos quedar con este chico, lo cual es un halago.
Aún con todo a punto de acabarse siguen habiendo los últimos coletazos. Desde esos últimos vengativos coletazos, esas últimas puyas antes del final, hasta los últimas mentiras como ¿cómo te pueden pagar el último sueldo, por imperativo legal, solo unos días después de pagarte el anterior con retraso alegando que no había dinero? ¿En los últimos días hemos hecho crecer el dinero de los árboles?.
Han sido tres largos años de incertidumbre que queman mucho. Donde descubres cuanto hijo de puta te rodea, y que no solo luchan por salvar su culo, sino por llevar a cabo sus propias venganzas. Pero también descubres a la buena gente, a los que merecen la pena. De saber lo que venía, me habría ido el primer día. Visto desde el final hubiera sido la mejor opción, pero aquel primer mes que no cobramos porque nos mintieron diciendo que se "había equivocado", no podía ver ni saber lo que se. El resumen de estos casi 12 años es el de una gran etapa de mi vida, donde he conocido a un montón de gente genial, y a unos cuantos malvados villanos, mientras hacía lo que mas me gusta. Ahora todo empieza de nuevo y es excitante.
Así que con este post doy por acabada la serie de que sucede cuando todo se jode en tu trabajo. Y la mejor lección es que tengáis claro que ninguna empresa ha existido siempre, así que en cualquier momento puede ser su fin, así que no os acomodéis. Y si os veis pillados en una liquidación, salid de ahí lo antes posible, es lo mejor.

En episodios anteriores:

Jugando al ajedrez con el futuro
Esperar sin saber a que
El plan B
Tirando la toalla
El partido está perdido
Concurso de acreedores ¿Y ahora que pasará?
Bailar bajo la lluvia
Con las mismas cosas en la cabeza que ayer
Demasiadas cosas en mi cabeza
Sin saber como ponerse
Paciente
Día extraño, absurdo, feo, surrealista
A la deriva
Hazte bolita
Despropósito
La larga espERE
¡Yowza!

No hay comentarios: